52 retos de escritura: Semana 01

Consigna Semana 01: Escribe un relato sobre los propósitos de año nuevo de tu personaje.
¿De qué se trata el reto?: Se trata de escribir un relato acorde a una consigna previamente dada.
Modalidad: Un relato semanal, sin día de la semana específico, por lo que puede subirse en una entrada entre los días lunes y domingo.
¿Quién organiza?: Organiza el blog de Literup.

Deseos – deseos

Desde mis primero días supe que resaltaría en esta jerarquía, que seria el más sabio y por eso me propuse ser el mejor de los mejores, pues los demás es la única forma de surgir, aunque mi prioridad es ser mejor persona, respetuoso y atento… aunque a veces saco a relucir las penas del alma, porque he decidido llevar una vida un tanto solitaria.


No recuerdo cuando empecé exactamente, pero si se la época, pues aprovecho como muchos en el mundo de pedir deseos, que no se cumplen y que olvido al pasar los días. Deseos de crecer y aprender. 


Cuando era niño, deseaba juguetes, amigos, no más colegio y libertad, pero a los 12 me di cuenta que los deseos deben ir más allá de lo que uno quiere, que deben estar en sincronía con el corazón y así comence a soñar y pedir amor, amistar, honestidad en la vida de las personas y para mi, ser el mejor en lo que me proponga.


Hice locura que había, paseaba con maletas, comía muchas uvas y otras más por si acaso, usaba los calzoncillos amarillos al revés, tiraba sal, rompía copas, etcétera, pero mis deseos nunca se cumplían y no entendía qué estaba fallando.

Acaso ¿si uno pide se cumplen?… seguía repitiéndome esa pregunta.

¡Qué tonto fui! Si hubiese entendido de un principio que no basta con pedir, quizás mi vida hoy fuera distinta.


No me quejo, logré ser el mejor: primeros lugares, primera licencias, reconocimientos nacionales, dos carreras, un MBA, algunos diplomados, una buena casa en un buen barrio con un buen auto y una fortuna decente superior a la media… aún así sigo solo, en algo fallé y ambos lo sabemos, pensé demasiado en mi y en el reflejo que creía ver siempre frente al espejo.

Hoy nuevamente reflexiono mientras escucho a la gente saludarse entre si, cuando veo las luces de mis colores sentado en mi balcón, luces que se prenden sin estar sincronizadas con el sonido que dejan, pero hermosas de igual forma.

Veo la hora y ya han pasado 15 minutos, me debo apurar, pero nada se viene a mi cabeza y aunque no lo quiera reconocer, esta vez no hay deseos, esta vez debo ser cien por ciento yo para lograr lo que quiero….

Que seas parte de mi vida.



Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

52 retos de escritura – 2019

Pues si, me he anotado al reto de escritura organizado por Literup y además he decidido hacerlo semanalmente, pues también cuentan con otras modalidades, vamos a ver si logro completarlo porque igual es cierto que aunque siempre cuente con 7 días para escribir respecto a la consigna que toque, no siempre se cuenta con la “inspiración” necesaria.

Las consignas 2019 son:

  1. Escribe un relato sobre los propósitos de año nuevo de tu personaje.
  2. Escribe una historia sin un solo adverbio -mente.
  3. Tu protagonista se mira en el espejo y ve algo que no debería estar ahí.
  4. Haz un relato en el que tu protagonista, una herrera, realice el viaje de la heroína.
  5. Empieza tu relato con una pregunta y acábalo con la respuesta.
  6. Haz un relato desde el punto de vista de un yeti sobre sus avistamientos de humanos.
  7. Dos de tus personajes se enamoran. Escribe un relato romántico lejos de los tópicos.
  8. Haz un relato con un personaje mitológico como protagonista.
  9. Escribe un relato infantil con una moraleja educativa.
  10. Haz un relato sobre una mascarada.
  11. Escribe una ucronía con la invención de la imprenta en 1440 por Johannes Gutenberg.
  12. Haz un relato que incluya las palabras “lunes”, “guisantes” y “alfombra”.
  13. Escribe una historia sobre una maldición familiar.
  14. Haz un relato epistolar sobre un personaje que escribe a su “yo” de cuando tenía 12 años.
  15. Escribe un retelling de una historia de Disney en clave de terror.
  16. Haz un relato romántico que imite a ‘Pretty Woman’, pero con el género de los protagonistas intercambiados.
  17. Escribe un relato sobre dos alienígenas, muy diferentes entre sí, que son muy amigos/as.
  18. Utiliza el efecto Rashomon en tu relato para mostrar una fiesta de cumpleaños que acaba mal.
  19. Haz un relato sobre varios personajes encerrados a causa de una ventisca.
  20. Escribe un relato sobre un domador de dinosaurios.
  21. Haz un relato en el que todos los personajes lleven sombrero.
  22. Escribe un thriller en el que el protagonista deba conseguir salvar las amapolas de la extinción.
  23. Haz un relato sobre un protagonista que despierta al lado de un cadáver y tiene que descubrir qué ha ocurrido.
  24. Escribe una historia sin usar el verbo “tener” en ninguna de sus conjugaciones.
  25. Personifica uno de los siete pecados capitales y escribe un relato sobre su intento de cambiar.
  26. Escribe un relato sobre el mundo de la moda con un narrador editorial.
  27. Haz un relato sobre un personaje con síndrome de abstinencia.
  28. Escribe una historia sobre la maternidad.
  29. Haz un relato con un narrador en segunda persona al estilo ‘Elige tu aventura’.
  30. Escribe una historia que contenga la frase “Y eso no es lo peor que me había pasado”.
  31. Haz un relato sobre dos personajes que se odian y deben compartir un viaje largo en coche.
  32. Escribe un relato en el que tu protagonista acabe al final con un cliffhanger colgando de la cornisa de un edificio en llamas.
  33. Haz que tu relato gire en torno a un cuaderno de dibujo.
  34. Escribe un relato con dos personajes que tengan maneras de hablar distintas.
  35. Inventa una guerra y pon a tu protagonista en la vanguardia de la batalla.
  36. Comienza un relato con “Estoy en el fin del mundo”.
  37. Escribe una historia sobre un superhéroe que de pronto pierde sus poderes.
  38. Escribe un relato en el que tu protagonista siga el arco emocional de Ícaro.
  39. Haz un relato en clave de humor sobre un hombre con miedo a los cacahuetes.
  40. Escribe una historia que tenga lugar en una carpintería.
  41. Haz una historia sobre un personaje que tiene remordimientos.
  42. Haz un relato que incluya las palabras catalanas ‘primmirat’,  ‘seny’ y ‘escanyolit’.
  43. Escribe un relato sobre dos personajes que se conocen a través de una app de contactos.
  44. Haz un relato sobre un personaje que está solo, pero se siente muy bien acompañado.
  45. Escribe un relato que contenga una leyenda inventada por ti.
  46. Tu protagonista se enfrenta a un proceso de duelo. Escribe un relato muy emotivo.
  47. Haz una versión alternativa de ‘El mago de Oz’ en la que Dorothy es la antagonista de la historia.
  48. Escribe un relato situado en Júpiter.
  49. Escribe una historia sobre un personaje que despierta y al que sus familiares y amigos no reconocen.
  50. Haz un relato con un personaje secundario que sea un pirata que roba pizzas. ¡Y ojo, que no eclipse a tu protagonista!
  51. Escribe un relato que describa un beso (¡solo uno!) y todas las sensaciones que provoca en los personajes.
  52. Todo le sale mal a tu personaje el 31 de diciembre antes de la cena. De ti depende que empiece el 2020 con buen pie o en la miseria.

No he leído de que se tratan cada una aún, pero ya pronto estará la correspondiente a la semana 1.

¿Ustedes se animan a participar?

Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Escribir Jugando #3

Una noche más

Era una nochevieja cualquiera, pero la más esperada por ambos. Ya eran 7 años que estaban juntos y esa noche lo celebraban. Carla sabía que habían acordado no darse regalos, pero aún así había preparado algo muy especial, lo tomo en sus manos, revisó su móvil y bajo. No podía creer lo que sus ojos veían en ese momento, Eduardo había decorado todo el salón con corazones por las paredes y un tablero de ajedrez en el centro.
– Esto es para ti, hace 7 años te conocí en un torneo de ajedrez y hoy ese es mi mejor recuerdo.

Un mes más y feliz de volver a participar en el reto Escribir Jugando nuevamente, espero les haya gustado este relato, el cual fue super desafiante, pero uno de los que menos me costó escribir.

Si quieres saber de que se trata este reto, los invito a visitar las bases o reglas en el blog de la creadora, El blog de Lidia quien siempre está deleitando a sus seguidores con sus creaciones y sus dinámicas. Ella ya ya público las indicaciones del mes de Enero y su propuesta “Partida de Ajedrez”. Además, Lidia siempre comparte los enlaces de las personas que participan y el escrito que elige como ganador cada mes.

Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Blogmas #21: El Café de la Esquina Cuatro

Siempre caminaba por allí y era inevitable no recordar lo que hace años ví por primera vez y que continuó pasando todos los años el 24 de diciembre.

Era el año 2007, tenía 17 años y como todos los años, el 24 de diciembre salía con mi madre a comprar las últimas cosas necesarias para la noche y terminábamos un tanto enojadas la una con la otra… ¿por qué se preguntarán?, por qué desde hace años (no recuerdo cuántos ya) que no pido ni quiero nada para Navidad y ella no sabía que regalarme… como sea, íbamos ya de vuelta a buscar el auto para irnos a casa a preparar las cosas, a eso de las 11 de la mañana, cuando pasamos por la Esquina Cuatro y veo a través del mostrador del Café que hace años está allí a un señor muy mayor, me recordó a mi abuelo… estaba sentado frente a nadie, en una mesa al lado de la ventana, con esmoquin y corbatin, con sus pocos cabellos canos bien peinado y la servilleta de género sobre la almohada…. en el centro había una rosa que me recordó a la Bella y la Bestia y tomaba café, imaginé que era un café cortado y mientras lo bebía se veía feliz.

Mi madre en ese momento entró a una paquetería a comprar ovillos de lana para uno de esos proyectos que nunca finaliza, pero que la hace feliz y yo me quedé pegada viendo al viejito bebiendo su café…. me mira y me saluda, yo le devuelvo el saludo y decido ir a buscar a mi mamá para irnos a casa.

Pasaron los años y cada uno de ellos, el 24 de diciembre lo veía a él bebiendo su café a las 11 de la mañana, con su esmoquin, con cada vez menos cabello, pero con su sonrisa infaltable en su rostro… sin embargo fui entendiendo cada año que era una sonrisa un poco triste y un tanto desesperada, como que esperaba que algo sucediera y yo seguía sin entender a quién le sonreía y por qué se encontraba siempre solo.

En el 2010 pensé que quizás el señor del esmoquin iba todos los días al Café de la Esquina Cuatro y ese año, pasé muchas veces fuera del local e incluso entré en algunas ocasiones a tomar yo un café allí. Pero no, no iba…. lo supe cuando conversé con el dueño del lugar, ese día supe que el señor se llamaba Humberto y que desde el 2005 visitaba todos los 24 de diciembre a la misma hora ese lugar, que llegaba en esmoquin con una rosa roja en sus manos y pedía la misma mesa al lado de la ventana, se sacaba el sombrero, dejaba la rosa al centro y de su bolsillo sacaba un marco de fotos pequeño que nunca me había percatado que estaba y lo colocaba en el lugar de frente a su asiento y allí pasaba tomando un café cortado con el pastel del día.

El dueño me contó que en el año 2004 Don Humberto fue con su señora a tomar un café el 24 de diciembre, entraron allí porque era el único lugar abierto ese día y ambos pidieron un Café cortado con el pastel del día y conversaban mucho, a veces reían y otras lloraban. Cuando Don Humberto le pidió la cuenta, el dueño del local fue testigo de una promesa que ambos se hicieron, que sin importar qué, siempre irían el 24 de diciembre a beber un café a ese lugar para recordar la vida y conversar como si fuera una primera cita de ambos.

Me contó también que al año siguiente, él ya no se acordaba de la promesa pues no lo creyó, pero cuando vio entrar a Don Humberto recordó todo y se llenó de tristeza, pues él iba solo con su rosa…. no le quizo preguntar que pasó, pues se lo imaginó, así que a pesar que tenía gente que lo ayudaba con las mesas, el mismo salió del mostrador y lo atendió… me contó que lo vio llorar, pero siguió sentado allí hasta que terminó su café y escuchó como le contaba como habían estado sus días, de como la extrañaba.

En el año 2006, supo que la señora de Don Humberto se llamaba Clara y que amaba las rosas rojas y que cumpliría su promesa hasta el resto de sus días.

El dueño se emocionó mucho mientras me contaba como desde esos años siempre lo veía entrar y como ya lo esperaba con un florero pequeño con agua en la mesa de siempre y que solía ponerle el letrero de “reservado” para él.

Ese mismo año, el 2010 fui el 24 de diciembre decidida a entrar a saludarlo y entregarle yo una rosa roja más para él, vi la mesa reservada con el florero vacío en el medio, saludé al dueño del local y me senté cerca de la ventana…. pasó el medio día y aún no llegaba, me preocupé y en mi interior sabía que había pasado. Intercambio una mirada con el dueño y vi su mirada triste, así que dejé el dinero de mi cuenta sobre la mesa y sin decir nada me paré y dejé una rosa en el florero… no pude evitar que mis lagrimas afloraran, sentía como si lo conociera de toda la vida y que tenía montones de recuerdos con él, pero estaba feliz de que por fin la rosa la podría entregar en persona a su amada Clara.

Me despedí del dueño y cuando estaba por salir, tocan mi hombro.

Era un joven el que me retuvo y me pidió que lo esperara, no sentí miedo sino que mucha confianza. Él habló con el dueño y le entrego un sobre, luego me invitó a sentarme con el dentro del café, bebí otro más y empezó a hablar.

“Mi nombre es Cristobal, tengo 24 años y soy el nieto de Humberto. Me conmovió lo que hiciste, ¿conocías a mi abuelo?”

Negué con la cabeza, no tenía palabras.

“Disculpa si te asusté o te estoy molestando, pero muchas gracias por el gesto, me tranquilizó el corazón. Él falleció hace unos días y supimos por su diario que escribió hace tiempo lo que hacía y la promesa que hizo con mi abuela, así que decidí venir aquí hoy a agradecerle a dueño del local por cuidarlo y atenderlo tan bien en estos año de soledad de mi abuelo”.

Me abrazó y me entregó la rosa roja que el llevaba, intercambiamos números, pero no hablamos más hasta el año siguiente.

Me levanté ese 24 de diciembre sintiendo que tenía que hacer algo, pero sabiendo que no lo encontraría. Aún así me visto y salgo decidida a tomar un café en la esquina cuatro.

Llegué pasada las 11 de la mañana, pero no me importaba, no sabía que no encontraría al viejo del esmoquin, pero se había vuelto mi propia rutina anual del último tiempo.

Cuando entro al local, saludo al dueño como si fuésemos amigos de toda la vida, ya se le notan los años y no puedo evitar pensar que en algún momento ese lugar no abrirá más las puertas. Me dice que llevará mi café enseguida y que tome asiento en la mesa uno, pues me estaban esperando. No entendí nada, sin embargo le hago caso, giro a la mesa uno… esa mesa que siempre observé de lejos y allí estaba él, con una rosa en sus manos y esperando a que me sentará.

Conversamos por mucho rato y entendí que desde ese día y para siempre ese momento se convertiría en nuestra propia promesa del día 24, para mi un lindo regalo de Navidad.


Muchas gracias por leer una vez más y si quieres saber de que se trataron los blogmas anteriores, te invito a revisar el siguiente listado:

Blogmas 2018
– Blogmas #1: Idea y planes para la Navidad.
– Blogmas #2: Película navideña favorita.
– Blogmas #3: Storytime – El día que cené empanadas.
– Blogmas #4: ¿Dónde sueles pasar la Navidad?
– Blogmas #5: Tradición favorita Navideña.
– Blogmas #6: Wish List Navideña.
– Blogmas #7: Christmag tag.
– Blogmas #8: Looks Navideños.
– Blogmas #9: CamiLinks Navideños.
– Blogmas #10: Lo que amo y odio de la Navidad.
– Blogmas #11: Storytime 2 – El día en que la Noche Buena fue el 24 al medio día.
– Blogmas #12: Tu árbol de Navidad.
– Blogmas #13: Películas que siempre veo en Navidad.
– Blogmas #14: 5 videos navideños en Youtube.
– Blogmas #15: Un día con Cami.
– Blogmas #16: Regalos DIY navideños.
– Blogmas #17: Lecturas para la época navideña.
– Blogmas #18: Cola de mono casero.
– Blogmas #19: Maquillajes navideños.
Blogmas #20: Canciones de Navidad

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Adiós.

Es inevitable pensar como las personas vienen y van en nuestras vidas como piezas de un tablero de ajedrez: siempre habrán para relacionarse, siempre se irán una a una no importa el cómo lo hagan… 

Octubre de 2015.

Desperté ese un poco tarde, pero ¿qué es tarde en un día de fin de semana? Mi cuerpo pesaba y mis ojos apenas los podía enfocar, era peor que un despertar después de un carrete. Creo que se debía a lo que sucedería aquel día.

Despedidas, despedidas, despedidas… Tenía miedo, pero a la vez sentía felicidad. Cumplirías tus sueños aunque me dejaras atrás… comenzarías la vida que nunca imaginaste, pero que yo siempre soñé… es un poco injusto, aunque nunca te envidié.

13:30

No tengo hambre ni ganas de cocinar, se acerca la hora y mi estómago se revuelve con un montón de emociones indescriptibles. Escucho el timbre y a mi alrededor todo es un desastre así que te gritó que me esperes abajo que ya salgo… Pero sigo debatiéndome en qué reacción debo tener y qué hacer para no llorar. 

Llego hasta donde estás y hacemos nuestra caminata de siempre, al principio en silencio luego como si nada pasara hasta que llega el momento del adiós. 

Me dices: nos vemos pronto.

Respondo: en 6 años.

Me dices: nos volveremos a ver.

Respondo: está bien.

Y con un abrazo, posiblemente el último que nos daremos, lloramos en silencio, pero contentos de la promesa que nos hicimos. Porque desde que nos conocimos a los seis años, supimos que era para siempre, porque todo lo que vivimos dejo huellas en nuestros corazones.

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Pregunta para ustedes

Hola, esta entrada es para hacerles una pregunta a Ustedes. Estoy planeando una serie de entradas relacionadas a canciones. Me quiero inspirar en canciones, en temas que quizás no he escuchado de artista que probablemente no conozca o quizás sí… 

Estas entradas quiero iniciarlas en Enero 2019 y les quiero pedir lo siguiente que también lo hice en mis historias de Instagram:

¿Qué canción me recomiendas? 

Les agradecería mucho responder a esto.

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Escribir Jugando #2

Se siente igual

Era un día como cualquiera, me encontraba sentado tomando mi desayuno en completo silencio con el televisor encendido, consistía sólo en un té con bastante azúcar para calmar los nervios.

“Hoy se iniciará la travesía más impactante de la historia. Carlos, todo el país y el mundo te desea lo mejor en este viaje sin retorno, rezaremos por ti para alumbrar tu camino como con una linterna” – Dijo el conductor y no pude evitar pensar en el cohete que dibujé a los siete colgado en la oficina del observatorio.

Hace 20 días inicié mi viaje y ya nada se siente igual.


El mes pasado leí bastantes creaciones con el desafío de noviembre y me encantó participar con mi relato: “Las voces del bosque”, espero les guste este nuevo relato con el que participo en la dinámica de diciembre y por su puesto los dejo más que invitados a visitar El blog de Lidia para deleitar con sus creaciones y sus dinámicas, ella siempre comparte los enlaces de las personas que participan y el escrito que elige como ganador cada mes.

Si quieren saber de qué se trata el desafío de diciembre, puedes ingresar a través del siguiente botón.

Queridos lectores, muchas gracias por pasar a leer una vez más, en un mes logré los 500 me gusta en el blog y una gran cantidad de seguidores que nunca esperé. Muchas gracias un beso para todos y por su puesto, nos seguiremos leyendo por un buen tiempo más.  

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

#EscribirEnColores: Rojo

Mi amiga bloggera Divina Divine ideó un nuevo desafío blogger que consiste en escribir un relato, frase, párrafo o poema inspirado en un color que dirá cada semana.

El color de esta semana es: 

ROJO

A su vez, en su entrada comenta el significado del color a modo de ayuda o inspiración a la hora de crear el escrito y aquí les comparto el significado que subió de este color y seguidamente mi micro relato.

El rojo simboliza el poder, la acción, color al que se asocia con la vitalidad, la ambición y la pasión. El rojo aporta también confianza en sí mismo, coraje, valentía y una actitud optimista ante la vida. Éxito, triunfo, guerra, sangre, fuerza, pasar a la acción y alcanzar sus metas.

Primer Amor

El fue mi primer amor y estábamos locamente enamorados. Como sea, aún así era muy joven y sentía que no estaba preparada para una relación tan seria así que elegí mi carrera por sobre el amor… Sin embargo vez que lo veía recordaba todos los momentos que vivimos y mi rostro no dejaba de ponerse rojo.

Pasaron los años y lo volví a ver, el color de mi rostro cambió como la rapidez que cambia el semáforo, estaba de compras con su…. hijo. 

Me vió y me saludo.

Le devolví el saludo un poco tímida. 

Con la mirada decidimos ir a sentarnos en un café, él aún recordaba mi café favorito: late tres leches sin azúcar. Yo había olvidado el favorito de él. Estuvimos sentados por horas, al principio solo hablamos cosas triviales, luego en silencio mirando la multitud y luego hablamos de todo, hasta con ambos nos confesamos que el tiempo que estuvimos juntos fue el mejor de nuestras vidas.

Luego llegué a mi casa y no pude evitar preguntarme “¿qué hubiese pasado si?” sin darme una respuesta a mi misma y simplemente lloré… lloré todo lo que no lloré esa vez y no paraba de repetirme no lo dejes ir de nuevo, aunque sabía que ya era tarde.


Esa ha sido mi participación en el #EscribiendoEnColores, muchas gracias por leer.

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Fingir

Sonreír…..

Pero no honestamente…

Sabes que no estás bien, sabes que hay algo que te molesta o perturba y que te tiene intranquila(o) y puede ser que sepas que es ese “algo” o alguien, pero ese no es el motivo para que te frene en tus actividades y rutina del día a día.

Aunque sientas muchas cosas tampoco puedes dejar que la gente se impregne de tu estado anímico, no porque no te lo permitan, sino porque tú no te lo permites porque así cuidas de no darle cabida a los demás para opinar de tu vida… 

Aunque sientas muchas cosas, no dejas que eso te afecte más de la cuenta y todos los días sigues con tu café mañanero, tu sonrisa en la cara y continúas tu vida.

Hola una vez más, hoy actualizo con una nueva entrada un poco tarde a lo normal, pero con las mismas ganas de siempre de mantener activo mi blog. 

¿No les ha pasado que a veces suceden cosas que no podemos expresar o no queremos expresar? Esto que comparto hoy es un pensamiento que tuve super frecuente cuando estaba en mi trabajo anterior. 

¿Cómo enfrentar cuando deben fingir y sonreír para seguir adelante?

Cariños

Cami Aranfu

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Relato: La que era yo

Tus últimas palabras…

Tus últimas palabras creo que nunca las olvidé y también creo que es cierto lo que dicen algunos, que las últimas palabras que te dice una persona, más aún una persona especial para ti, quedan grabadas por siempre en tu cabeza… y en modo repetición. Quedan la cabeza o mejor dicho en el subconsciente que no te deja descansar y que aparecen cada vez que no necesitas hacerlo y te hacen dudar, pensar, meterte tanto en tu mundo como si fuera un pozo tan profundo, del cual cuesta salir… porque esas palabras que me dijiste, tus últimas palabras dirigidas a mí, no me las guardo en el corazón, a pesar de que no me dejan estar tranquila.

Como sea, es extraño como algo que nos dicen (de repente) cuesta que se olvide, me refiero a que por ejemplo, cuando estamos en el colegio y nos enseñan las tablas de multiplicar, nos demoramos meses en aprenderlas y memorizarlas y sólo con el tiempo y su uso continuo en diversos ejercicios no se llegan a olvidar. Pero esas palabras, las últimas que escuchamos de alguien, quedan grabadas como cuando escuchamos una canción en la radio, internet, en la calle, en un tienda, en donde sea… una canción que es tan pegajosa, de esas con el estilo que tanto te gustan que queda grabada en tu mente en tres segundos y lo único que quieres es poder buscarla y ver quien la canta o como se llama esa canción… después, es cosa de esos casi tres o cinco minutos que dura la canción, que te la empiezas a aprender poco a poco, comienzas a repetirla a cada momento por mucho tiempo y queda grabada en tu memoria como si fuese algo que nació contigo.

Pero tus últimas palabras, las siento tan profundamente que me duele en cada parte de mis sentimientos, de mi cuerpo… “Nunca lograrás nada en tu vida”… “nunca lograrás nada en tu vida”… “nunca lograrás nada en tu vida”… “nunca”…

No lo entiendo. No entiendo que te llevó a decir eso, pues al principio pensé que fue el resultado de los varios tragos que llevábamos… pero entre palabras, risas y miradas, te levantaste y tomas mi mano, me emocioné… primero un giro seguido de otro y comenzamos a bailar, desearía recordar la canción que sonaba en ese momento aunque ya no me importa tano después de lo último que escuché de tu boca unos meses después, que dejó manchado ese recuerdo mientras bailábamos, un recuerdo que para ese entonces era mágico, simple, sincero, en donde con la mirada decidimos arriesgarlo todo, ja! qué mentira. Ahora por tí lamento no poder olvidarlo, ni ese momento ni los sonidos que salieron de tu boca. 

Nos besamos y todo cambió. Creo que ambos supimos en ese momento que no sería un para siempre, sin embargo… yo lo soñaba.

Tus últimas palabras… gracias. Gracias por decirlas en voz alta. Gracias por no guardártelas. Gracias porque, con esas últimas palabras que por más que dolieron y siguen doliendo hasta el día de hoy, me alientan y animan a traspasar cada barrera que encuentro en el camino, gracias a ti… 

Gracias porque supe que no todo es para siempre, al menos no contigo y aunque hoy vengas a golpear mi puerta, lamentablemente en esta oportunidad no se abrirá para ti, porque lo que no suma, no sirve. Y necesito a personas que le sumen a mi vida.

Tus últimas palabras… aquellas que a pesar de que no las olvido, de que no te olvido y de que no logro enterrarte en lo más profundo de mis recuerdos, te dejé de querer… y sé que en cualquier momento dejarás de existir para mí. No eres nadie en mi vida y ese es mi mantra: no eres nadie para mí. Porque si nuestras promesas que nos hicimos esa noche hubiesen sido reales, hubieses creído en mi como yo creí en tí y no hubieses salido con esa de no lograría nada. Ya no dudaré.

Lo más extraño, es que no estás muerto y esas no han sido tus últimas palabras, aunque lo fueron para mí, como tu existencia ya no es parte de mi existir.

Lo más lamentable es que aún despierto todos los días, me levanto, tomo mi desayuno (ese que tú me preparabas y me enseñaste a hacer) en el mismo lugar, con las mismas cosas, a la misma hora. Me gustaría decir que ya no salgo todos los días a mi trabajo, haciendo el mismo recorrido que utilizabas tú para ir a dejarme sin atrasos sin pensar en ti (¿recuerdas que nos levantábamos una hora más temprano para hacer un trayecto más largo, mientras escuchábamos The Reason de Hoobastank y she will be love de Maroon 5, pero en versión acústica porque era mil veces mejor que la canción del álbum y si no escuchábamos esas canciones nos sentíamos vacíos y hasta a veces… peleábamos?) 

¡Que idiota! Tus últimas palabras las tengo que olvidar para volver a ser yo.

Gurigay

Estabamos en la dirección correcta, pero ella no se daba cuenta aún. En su cara se reflejaba esa confusión de que sabía que algo buscábamos, pero no tenía idea que esperar o imaginar.

No lo entiendo – me dijo.
¿Qué cosa? – respondí de forma seca. Ya estaba perdiendo la paciencia. Primero ella dando la típica lata sin palabras con esa arrogancia que mostraba cada vez que sabía que lo que estabamos haciendo estaba mal o que no resultaría y que terminaría diciéndome un “Te lo dije” y segundo, esperando que él se dignara a terminar con ese ruidoso Guirigay que sólo nosotras podíamos oir y nos dejara pasar.
– No entiendo el por qué te obsesiona esto, aquello que está allá… no entiendo por qué te obsesiona él – lo dijo de una forma tan calmada que me sorprendió.

Era el momento de decirle la verdad.

– Eloísa, no es que me obsesione. Es algo que tengo que hacer. Es mi misión… Detrás de esa puerta se encuentra mi destino, el mundo a donde pertenezco y te lo quiero presentar. Necesito saber si tu también lo puedes ver o si sólo está en mi cabeza… – lo dije con tal sinceridad que no preguntó más.

Definición de Gurigay:

  • Gritería y confusión que resulta cuando varios hablan a la vez o cantan desordenadamente (rae.es).
  • Es un lenguaje confuso o difícil de entender.

Esa es la palabra de la semana, así que no se olviden de subir sus ideas, opiniones, pensamientos, etcétera, con un máximo de 200 palabras. Voy a estar al pendiente estos 7 días para leerlos a todos y todas, así que no se olviden de avisarme para ir a ver sus publicaciones.

Si quieren saber en qué consiste esta dinámica entra <<aquí>> o pinchando sobre la imagen de abajo.

Winter Snowflake Sale (5)

La semana pasada, fue el turno de la palabra Finger y aquí les comparto las publicaciones que dos blogueros hicieron con sus relatos usando esa palabra para que pasen a leerlas y entregarles mucho amor.

  1.  JM VANJAV hasta en 500 palabras+
  2. Divina Divine

A los dos, muchas gracias por participar 😘🥳

 

Un beso a todos y hasta 7 días más con una nueva palabra.

img_4914-e1542214701424.jpg

Cami Aranfu

👉🏻 07f0d7b69ef071571e4ada2f4d6a053a--cono-de-instagram-colorido-by-vexels @camiaranfu
👉🏻 Twitter-icon-770x769 @camiaranfu

Escribir Jugando #1

banner-reto

Las voces del bosque

Siempre me había preguntado ¿a dónde van las almas de los cuerpos que dejan de latir?

Tenía 10 años y creía en las supersticiones como lo peor que me podía suceder. Tenía 10 años y aún recuerdo la neblina que cubría las calles ese día, espesa mas no blanca. Caminaba sin saber a dónde iba, sólo rodeada de mantos fríos hasta que lo vi. Era el gato negro más hermoso y, rompiendo todos mis esquemas, lo seguí. Llegamos al bosque, escuché voces puras y claras… supe que mi cuerpo ya no era mío y que ahora pertenecía a ese lugar.

Un nuevo día, una nueva entrada, una nueva historia…

Hoy les traigo este breve relato de 100 palabras que creo “El Blog de la Lidia” en donde el primer día de cada mes publica la temática a seguir. Por lo que estuve viendo, ya han pasado varios meses desde que inicio esto, así que este es el primer relato con el que participo.

Aquí les dejo el reto de noviembre.

Byeee!

Cami Aranfu

Finger

Recuerdo cuando  lo vi por primera vez. Era alto, desgarbado, con una mochila colgando de su hombro derecho y su respiración acelerada. No entendía el por qué respiraba así, pues adelante de nosotros las puertas aún estaban abiertas y no había apuro, sin embargo algo lo retenía, algo nos retenía. Solo sé que para mis adentros solo imaginaba que si no hubiese estado tan inmersa en el libro, ya estaría sentada en mi lugar… ¡qué fastidio!.

Y  fue cuando lo supe, lo vi en sus ojos en el momento en que él se dio la vuelta y me miró. Él no iba apurado, estaba huyendo, pero no lo había logrado y sus ojos me gritaban ayuda. Mirando a sus ojos me di cuenta que no me sentaría en mi lugar esa noche…

Lo siguiente sucedió muy rápido aunque sólo pasó en cuestión de segundos. Sentí el finger temblar bajo mis pies y una brisa de aire frío seco golpeando mi cabeza – me gustaba – porque refrescaba el sudor que comenzaba recorrer mi cuerpo.

¡Todos al suelo! – Un mujer gritó seguido de un ruido intenso.

Nadie más gritó.

 

Definición de Finger:

Es un túnel móvil que permite acceder directamente de la terminal del aeropuerto al avión y viceversa.
Según la R.A.E: en un aeropuerto, pasarela (túnel articulado). 

pasarela-mejor-que-finger.jpg

Ok! Esa es la palabra de la semana, así que no se olviden de subir sus ideas, opiniones, pensamientos, etcétera, con un máximo de 200 palabras. Voy a estar al pendiente estos 7 días para leerlos a todos y todas, así que no se olviden de avisarme para ir a ver sus publicaciones.

Si quieres saber en qué consiste esta dinámica entra aquí.

 

Un beso a todos,

 

Diseño sin título
Cami Aranfu

Me pueden seguir también en mis redes sociales: Instagram y Twitter

Flores

Hola!!

Hoy (ya por fin para retomar, después de un hiatus bastante largo y tedioso) les traigo un escrito (mega hiper ultra breve) que encontré entre mis cachureos luego de una mudanza que realicé este año (long story) y es impresionante que aún exista, porque como podrán ver en la foto, literalmente fue de esas ideas que se me vienen a la cabeza y en cualquier lugar las escribo, en este caso un par de post it….así que aquí va. IMG_4644 2

Las flores no pueden florecer todo el tiempo y tampoco es verano todos los días. Siempre hablan altos y bajos. Siempre habrán decepciones e incluso corazones rotos (aunque no lo quieras). Pero cuando se rompa ese cristal, estarás libre, sentirás… y la felicidad será mucho más significativa `porque sabes lo que se siente estar débil y roto y cuando vuelves, todo se vuelve más intenso, ya no tendrás miedo de volver a caer pues ya te levantaste una vez y si es necesario lo volverás a hacer.

  • Cami Aranfu

Besi y gracias por leer 😘

sinopsis la que era yo

Y aquí estoy, buscándole un sentido a lo que estoy viendo en estos momentos: mi vida en cosa de segundos… … Dicen que cuando alguien está a punto de morir, comienza a aparecer en su cabeza un resumen de lo que ha sido toda su vida en cuestión de segundos. ¡Qué mentira! Eso sucede siempre, no solo en esa situación límite que es la muerte, además nadie lo ha comprobado aún… pero eso sucede siempre, cuando duermes, cuando vez una película con la que te llegas a identificar con un personaje de ella, cuando estás triste o incluso en la ducha. A esas situaciones yo las llamo: crisis existenciales. Hace unos meses me encontraba disfrutando de todo, lo nuevo, lo bueno, incluso de lo malo y lo cotidiano. Disfrutaba de las cosas simples, de despertar a tu lado, de ver tu sonrisa, de levantarme cada día por la mañana pensando que iba a ser ese un gran día (y siempre lo era), de ir a sentarme en el mini sillón rojo del mini living-comedor con la taza gigante con té verde de vainilla recién remojado y tú a mi lado comiendo tostadas y tomando café con leche, para luego poder marcharnos a nuestros trabajos, escuchando música mientras soportábamos el tráfico de las mañanas; sintiendo el sonido del motor combinado con la música de fondo, incluso hasta disfrutaba del típico sonido de las bocinas de los autos, de los siempre apurados que iban atrasados a donde fuera que iban y a veces, eran demasiado y como olvidarlo, de tu típico comentario -a veces repetitivo- “pasa por encima idiota, que estoy aquí porque quiero estar” (así era, te gustaba estar conmigo donde sea, o al menos eso creía-. Yo disfrutaba contigo, a tu lado. Yo, disfrutaba de la que era yo cuando te sentía a mi lado.