Noviembre 2018

¡Ay Noviembre! Pensé que serías mi mes donde por fin me sentiría a gusto y ya con mis objetivos cumplidos, pero en cambio fue una lucha constante con la famosa palabra procrastinación. 

Noviembre, te recordaré porque por fin inicié este proyecto personal de Té blanco, letras y otras cosas y a pesar de la flojera constante que me envolvió y de las decepciones y dudas que me generaron esas llamadas que nunca llegaron, me sentía con energía y motivación en escribir y ver qué cosas nuevas podía incluir.

Noviembre, un mes más de un año que por lejos no ha sido mi favorito, pero un mes más del cual recordaré como el que no quiero volver a vivir y de donde sacaré mi energía para no hacerlo.

Noviembre, el penúltimo del calendario, en donde vi cambios de vecinos, donde vi corazones rotos, donde vi la soledad y donde vi las dudas, sin embargo también vi y viví la motivación de una perspectiva que no lo había hecho y esos nervios en forma de mariposa no por conocer a alguien si no por querer lograr algo, aunque no haya pasado.

Noviembre a pesar de todo, gracias.

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales: